Gustavo Damián Ruiz

Hilos que liberan

El carromato colorido se cubre de noche para develar el universo de fantasía.
Un arlequín de madera despierta enredado,
la bailarina de trapo descuelga sus piernas
y las marionetas comienzan a mover los hilos…
libres ya de los dedos hábiles del titiritero.
Muñecos dueños de la acción
tensan las cuerdas en el aire
encadenadas en libertad.
Los cordones atraviesan el espacio
relacionando, uniendo, comunicando...
Crean un universo distópico sin periferia...
sin personajes principales...
sin el amo central que las mueva...
Con cordeles liados en comunidad...
son soberanía material...
Libres y reales...